conoceralautor.es

Un único día (Poesía 1960-2008) de Jesús Hilario Tundidor

vídeo publicado: 21/06/2010

Sobre el libro

Un único día (Poesía 1960-2008)

Jesús Hilario Tundidor
Poesía
Calambur, 2010
Idioma: español
ISBN: 9788483591482
Literatura española. Poesía.
Premio de poesía Adonais


Un único día se ha construido durante un largo período de tiempo en continuidad creativa y publicación periódica. Recoge y formaliza las dos épocas en que se ha dividido la obra poética. Teniendo ambas su identidad significada, cada uno de los dos volúmenes que forman nuestra edición tiene carácter original y propio.

El volumen primero aúna los libros cuyos temas trascienden la experiencia personal del escritor implicándola, bajo el argumento poemático, en la inmediatez vital e histórica que vive. Desarrollado en títulos que van desde Río oscuro hasta Pasiono, incluye, además, Junto a mi silencio (libro con el que obtuvo el Premio Adonais en 1962), Las hoces y los días y En voz baja. Los poemas de esta época, emocional y lingüísticamente en compromiso con una actitud vital de existencia y vida, nos arrastran en su lectura por la emoción viva que los envuelve y la palabra justa que los expresa.

Repaso de un tiempo inmóvil, volumen dos, reúne y consolida la época segunda, integrada por: Libro de amor para Salónica, Repaso de un tiempo inmóvil, Construcción de la rosa, Tejedora de azar y Las llaves del reino.

Para dar epílogo a Un único día, Tundidor incorpora un inédito: El holocausto de los huracanes. En él luz y clarividencia, sencillez y vida real, no concuerdan en simbiosis clarificadora con el ejercicio poético sino como lucha de opuestos en la estructuración intuitiva de la experiencia íntima a la cual concede significado la disposición del lenguaje en el poema.

Libros del mismo autor en vídeo

La fertilidad de los vocablos de Jesús Hilario Tundidor - Cuadernos del laberinto, 2013, Poesía

Fue de Jesús Hilario Tundidor - Ediciones Cálamo, 2007, Poesía

Sobre el autor

Jesús Hilario Tundidor

1935, Zamora
ESPAÑA


AUTORRETRATO Si a pensarlo llegáis, no os lo creeríais. Es bueno y grandullón como una luna llena recién puesta sobre el horizonte, hondo como la propia vida y como buen castellano vergonzoso y grave y serio, por dentro, como el linar. Cariñoso, afable, desconfiado como un pez e incrédulo como una avutarda aun cuando siempre a Dios tenga en sus vientos. Pero sobre todo lejano, lejano, lejano, lejano aunque esté rezumando cercanía y se le escuche, presintiéndolo, a nuestro lado como una camiseta o como un hombro... Sí, lejanísimo e inabarcable, por más que él se nos dé igual que un pan benigno o un sol de junio.. E inocente, con aquella inocencia que da la sabiduría y el venir un poco rozado ya de todo en el holocausto que da el haber vivido, intensísimamente, a corazón abierto, sobre la vida, pleno de sueños, realidad y nubes. El Tundidor es gigante como una muralla, gordo y pesado como una soledad en pie sobre la tierra, majo como unos carnavales de pueblo y completo como una mitología, y se asemeja a un otero lleno de pájaros y labranza arado por la reja magnánima de la ternura. Y poeta, POETA, pítico, mítico, lúdico, mágico que le responsabiliza con un sentido de la creatividad ancestral y dionisíaca, tan clásica que se viste con tules áticos y apolíneos. Sobre el manierismo acarrea la perfección y canta pleno, seguro, una eternidad inconclusa por la que siempre se sacrificó, por la que siempre puso su vivir en peligro y en límites, aun dentro del alcohol y la tristeza (¿por qué, Jesús?) que siempre acompañaron su cántico luminoso, distinto e inaugurador. No obstante, le dicen que es un hombre temeroso del olvido e inseguro de su realidad duradera, sencillo, con un ingénito temor a la muerte en cuanto equivalencia de la oscuridad y de la nada, y él, tímido y avergonzado, se ríe de sí mismo en las sótanos del interior o llora como una gaviota perdida en la llanura. Yo brindo, por todo esto, por Tundidor. Y brindo con un vaso de vino duro de bodega zamorana, y a la vez le acompaño en su desolada arbitrariedad orgullosa de múltiples aristas y significados, que trazan el signo de su significante, aun sabiendo que a él le importa un pito tanta zarandaja y palabrería sobre el otero cerrado de la Historia.

Fuente: Jesús Hilario Tundidor

Galeria

Jesús Hilario Tundidor

Compra

Un único día (Poesía 1960-2008)

Libros relacionados

La fertilidad de los vocablos
Jesús Hilario Tundidor
Poesía. Cuadernos del laberinto, 2013
Fue
Jesús Hilario Tundidor
Poesía. Ediciones Cálamo, 2007
Las pequeñas espinas son pequeñas
Raquel Lanseros
Poesía. Hiperión, 2013
Autoría
Julieta Valero
Poesía. Dvd, 2010
Cicatrices de asfalto
María José Cortés
Poesía. Cuadernos del laberinto, 2013

Libros por idiomas

català | 
euskera | 
galego | 
inglés | 

Actualidad

La plaza de Poe

No ponemos límites, tú creas, nosotros te acompañamos [...]


Lecturas de autores

Tengo una muñeca vestida de azul
Lectura por Montserrat del Amo
La trama oculta
Lectura por José María Merino

¿ Conoces a David Zurdo ?

vídeos de sus libros (3), debates (1)

Entrevistas

Entrevista a Juan Gómez Bárcena
Madrid, octubre 2017
Entrevista a Rafael Balanzá II
Madrid, octubre 2017

Videos destacados

Lectura: Rigor vitae
Ángel Guinda
Olifante, 2013
Rayos X
Carlos Salem
Tropo Editores, 2014

Autoras

Eugenia Tusquets
vídeos de sus libros (3)
debates (6)
Lourdes Ortiz
vídeos de sus libros (3)
debates (3)

Autores por país

Suscríbete al Boletín

¿Quieres recibir las novedades en tu e-mail?

Hoy en Dequevalapeli.com

El emigrante
Sebastián Almeida, 1958
por Antonio de Oyarzábal